Crónica de Ramoncín en la Stage Live de Bilbao

La vida en el filo

El pasado viernes 23 de Febrero regresó Ramoncin a Bilbao llenando la sala Stage Live (400 de Aforo), no actuaba por aquí desde hacía décadas. De manera oficiosa, no lo hacía desde aquella Aste Nagusia del 87 en la Plaza Nueva (allí era donde tenían lugar los conciertos estelares de Fiestas). Posteriormente, en Marzo del 90 grabó parte de su doble disco en directo en el polideportivo Zubialde de Portugalete. Demasiados años.
Ahora, en cierta manera, volvía a sus orígenes. El madrileño nunca ha ocultado su predilección por tierras vascas y se ha vuelto a pintar el rombo en el ojo izquierdo como lo hiciera en sus comienzos.

Stage LiveDiez minutos pasaban de las 21:00h, multitud de fotógrafos se arremolinaban buscando un hueco en el foso para inmortalizar el momento.
El show arrancó con «10 segundos», un tema de su último disco editado, «Cuando el diablo canta» (2.011). El sonido no era todo lo limpio que se podría esperar pero claro, ecualizar 4 guitarras y al resto de componentes no era tarea fácil.

A la tercera cayó la emblemática «Putney Bridge» y desde la mesa habían conseguido mejorar notablemente el sonido.
El escenario del Stage Live se les quedó un poco justito pero los siete que formaban la banda se las ingeniaron como pudieron para no parar de moverse en toda la actuación. Hasta cinco mástiles al vuelo llegaron a coincidir.
Ramontxu comenzó empuñando la guitarra durante los primeros temas, luego se la descolgó para volvérsela a enfundar en la recta final.

El repertorio muy bien elegido aunque eché de menos temas como «Marica de terciopelo», «Soy un chaval’, «Ángel de cuero’, «Sal de Naja», «Forja y aceros»… a mí particularmente me hubiera gustado oír «Nu babe» y «Burlando» pero hay que ser conscientes que todas no pueden entrar, El Rey del Pollo Frito cuenta con una dilatada trayectoria , centrémonos en las que si sonaron, pronto cayó la mítica «Chuli» de su no menos mítico 2° Lp «Barriobajero», seguida de «La chica de la puerta 16» compuesta junto a Pepe Risi de Burning allá por 1984.
Me emocioné con «Cuerpos calientes» de «La Vida en el filo», cuantas veces me derretí con ella en su momento.
«Canciones desnudas», en la cual una estrofa es un tanto delicada y el rockero comentó algo sobre la censura. Al iniciarse los primeros acordes de «Como un susurro», uno de los super hits, el cantante bajó al foso de los fotógrafos acercándose al público estrechando manos para concluirla arriba en el escenario.

Debido a las limitaciones horarias de la sala, el bolo tenía que acabar a las once de la noche, por eso tuvieron que reducir el set-list y dejar fuera cuatro canciones, una pena que «Ángel de cuero» fuese una de las descartadas.
Por contra, «Barriobajero», una de sus composiciónes antiguas más queridas si sonó aquella noche levantando a todo el personal.
«Miedo a soñar» del disco del mismo titulo que pasó inadvertido en 1998, se encargó de cerrar el bloque principal (bises aparte), es una pieza de ocho minutos y pico que va cambiando de intensidad siendo la favorita del compositor de toda su carrera. Tras las ovaciones de rigor, sin llegar a abandonar el escenario, prosiguió una terna de lujo «Felisin, el vacilón», «Al límite», donde presenta la banda luciéndose con la armónica y el cierre por todo lo alto con «Hormigón, mujeres y alcohol».

Ramoncin y la banda se entregaron al máximo, estuvieron pletóricos y se notó que hubo complicidad y que disfrutaron con el concierto, nos deseó que este año sacáramos la gabarra, a la vez, el público, entre los que se encontraba el ex-futbolista Rafa Alkorta, prestó la atención debida y no se entretuvo en exceso con el móvil en las prácticamente dos horas de duración, 114 minutos para ser exactos.
Ramoncin, quizás sea el músico más detestado por las masas, y no creo que se merezca tanto odio, pero a nivel artístico es irrefutable, no tiene por qué gustar a todo el mundo, la cantidad de hits que tiene es inabarcable, auténticos himnos.

(Texto de Iñaki Gallardo)

Tags: , , , , , , , , , , ,




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al principio ↑