Crónica de Nil Moliner en el Bilbao Arena de Miribilla

Bilbao Arena MiribillaOnce semanas después de la fecha inicial, el musico y compositor catalán Nil Moliner, con 2.600 entradas vendidas presentaba la última de sus fechas grandes del Tour «Nuestra Locura» en el Bilbao Arena de Miribilla. La gira sigue, pero en escenarios más íntimos.

En la enorme pantalla pudimos ver las fotos más entrañables de su vida a la vez que su propia voz en off nos compartía sus emociones y sentimientos hasta llegar a este exitoso momento de su carrera. Así daba comienzo el concierto menos lineal del año.

“Perdón por haber pillado el Covid”. Se excusaba el músico sin anticipar que compensaría a sus espectadores con una noche memorable, en la que sólo se echaría de menos verlo ascender sobre la multitud colgado por unas cuerdas, como lo hizo en el Palau Sant Jordi de Barcelona.

Público misceláneo cuyo único factor en común era la tendencia a la jarana. Hecho demostrado desde la primera a la última canción del show. “¡Todo esto es por vuestra maldita culpa, maite zaitut Bilbo!” repitió en numerosas ocasiones agradeciendo el apoyo de sus seguidores.

Bilbao Arena MiribillaNo faltaron los éxitos de ambos discos “El despertar”; “Me quedo”;” Hijos de la tierra”, la cual dedico a quienes están en situación de refugiados;” Estaré aquí»; «Pólvora”; “Mi religión» y “Esperando” entre otras.

Mucha gente cree que lo que caracteriza a Nil Moliner es el optimismo que trasmiten sus canciones bien sea por la melodía o las letras. Sin embargo, hay algo mucho más personal que lo caracteriza y es la valentía de permitirse ser el mismo, en un momento en el que parece que si no se es instagrameable no merece la pena exhibirse. Por eso verlo con falda tocando la catalana “Som ocells” nos encanta porque, palabras de Nil, “aquí no se politizan las cosas”.

Nil nos trae con este tour un espectáculo por momentos teatralizado; con la presentación de cada una de sus canciones, coreografías muy elaboradas, cambios de vestuarios transgresores y desconcertantes apariciones entre la multitud.

Este fue uno de los momentos cumbre de la noche. Cuando tras apagar todas las luces, y con un cantico gregoriano iban apareciendo de uno en uno y en distintos puntos de la grada sus coristas. La canción llegaba a su auge con un solo de batería de Nil Moliner que para sorpresa de todos había logrado escabullirse entre la multitud y llegar a un pequeño escenario montado en el medio de la pista. No sería la única vez que se colaría entre la gente, también lo hizo al cantar «Es mejor así”.

Bilbao Arena MiribillaEs evidente que su comodidad es directamente proporcional a la cercanía que establece con sus seguidores. Así lo demuestran las veces que no dudo en salir del escenario al campo con su palo de selfie para saltar entre y con la multitud.

Otro momento especial fue al interpretar la canción de más de veinte millones de visualizaciones “soldadito de Hierro”. El Joven artista se atrevió a cantar a capella ante unos espectadores que se contuvieron de acompañarlo hasta recibir la invitación en la última estrofa de la canción. Así, Nil cumplía la promesa que le había hecho a Ángel (su manager) años atrás cuando aún tocaba en salas pequeñas. Le dijo que “si tocaba en Bilbao cantaría sin micrófonos ni nada, a muerte» a lo que su manager le contesto “no te flipes, no te flipes”.

Cerraba la noche una eterna lluvia de confeti y serpentinas con un público que se dejaba coreografiar al son de «Meneíto» y un ambientazo que no se sentía desde las últimas Aste nagusia pre Covid.

(Texto: Lourdes Espinola)

Tags: , , , , , , , , ,




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver al principio ↑