Música vintage

En esta época en que todo es vintage, es sorprendente que las modas abarquen campos tan dispares como la ropa o los muebles y la alimentación o la manera en que nos divertimos. La música, sujeta también a todo tipo de devenires, puede asociarse fácilmente a una estética, una postura,  y por qué no… ¿un paraíso narcótico?  Si a los indios indígenas americanos les hubieran dicho que en pleno Siglo XXI el peyote estaría rompiendo la pana no se lo habrían creído… ¡pero así es!

Devendra Banhart , el embajador de esta sustancia, triunfa con esa mezcla de candidez y desparrame y desde luego, invita a escuchar su música y ver sus videos desde muchas perspectivas…unas más responsables que otras. Este cactus sin espinas, lleno de la famosa mescalina, es un potente alucinógeno en dosis altas y un relajante en dosis bajas. Devendra, con su estética neo hippie y medio folk, y su música entre folk, Bluegrass y rock psicodélico es la cara visible de una droga que desde tiempos inmemoriales asociamos al desierto y a los chamanes. Ahora que muchos músicos tienen el aura de un chamán, el maridaje entre música y drogas, antiguo como el mundo, nunca deja de combinarse en búsqueda de nuevos sabores. Mientras las smartshop ofrecen en internet todo tipo de sustancias legales para consumo propio, Youtube nos ofrece la posibilidad de escuchar en bucle a músicos que se inspiran y nos inspiran un paraíso artificial de sustancias tan vintage como el sillón en el que nos tumbamos.

Autor: anónimo




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al principio ↑