Crónica de La M.o.d.a. y True Mountains en el Kafe Antzokia de Bilbao

El concierto de La Maravillosa Orquesta del Alcohol en el Kafe Antzokia de Bilbao la noche del sábado empezó puntual con el grupo gallego True Mountains. Formado por Perez a la guitarra acústica y Nacho en el contrabajo consiguieron animar al público a base de canciones rápidas y energéticas. La sala fue llenándose de gente a medida que el concierto avanzaba, y fueron muchos los que se llevaron una grata sorpresa al descubrir a este dúo. Tocaron durante una hora escasa haciendo un repaso a sus discos e incluso hubo lugar para una original versión de la famosa “Career Opportunities” de The Class.
Bilbao
(Foto de Iñigo Pas Bas)
Cerca de las 22:45h salía al escenario La M.o.d.a. que comenzó con la emotiva “Nubes Negras” de su segundo L.P. “La primavera del invierno”. El público coreó toda la canción acompañando la maravillosa voz de David en lo que fue un reflejo de lo que iba a ser el resto del concierto. Los fans no dejaron de corear las canciones en ningún momento de la hora y media que duró el espectáculo.
El concierto siguió con otra canción del nuevo disco, “Amanecederos” tras la cual vino un repaso a sus éxitos del disco anterior con “Suelo gris”, “Amoxicilina” y “Los hijos de Johnny Cash”, canción que les dio a conocer y con la que el público no dejó de cantar y saltar. En ese momento llegó “PRMVR”. En el disco cuentan con la colaboración de Gorka Urbizu de Berri Txarrak para este tema, donde parte de la letra es en euskera. Este guiño al idioma provocó que el público corease aún con más fuerza y emoción esa parte de la canción.

El concierto siguió alternando temas de su primer disco con las del segundo. Con “Vasos vacíos” los coros del público llegaron a emocionar incluso al grupo que los describió como una pasada y terminó la canción cambiando la frase original “Si es la última vez” por “ni de coña es la última vez”.

En ese momento la mayoría del grupo abandonó el escenario dejando solos a David y a Joselito Maravillas que emocionaron a todos con una preciosa versión del “Ojala” de Silvio Rodríguez. La canción comenzó con una graciosa anécdota cuando tras unos segundos tocando la guitarra acústica, David paró para reconocer que se había equivocado de acorde volviendo a comenzar la canción.
El primer bloque del concierto terminó con otro emocionante guiño al público vasco con una versión de “Historia triste” de Eskorbuto, que admitieron no haber tocado nunca en directo, pero que emocionó y fue coreado nuevamente por un entregado público.
Tras un breve parón volvieron al escenario para un bis de dos canciones, una suave “Hay un fuego” que comenzó únicamente con la desgarradora voz de David, y cerraron con la mítica “Gasoline” dejando todos los ánimos por lo alto y a la gente saltando.
Tras la despedida, sin casi haberse tomado un respiro para recuperar fuerzas, los componentes del grupo fueron saliendo uno a uno para saludar a los fans, firmar discos y hacerse fotos. Es admirable que tras 5 años de conciertos y trabajo aún conserven las ganas y la humildad para agradecer en persona al público su apoyo.

Tags: , , , , , , , , , , , , ,




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al principio ↑