Crónica de GBH y Rat-Zinger en el Kafe Antzokia de Bilbao

A eso de las 9:30 de la noche, el Kafe Antzokia de Bilbao estaba con el cartel de Sold Out y en media hora, los británicos GBH (Birmingham) prendieron la mecha con su tema “Brum Smiles”.
Kafe Antzokia de BilbaoLos más de 30 años sobre los escenarios no han minado su energía, sino más bien, les ha llenado de experiencia y de fans que desde el primer segundo coreaban las letras de estos punkies veteranos.
Un amplio repertorio con más de 20 canciones de un característico punk inglés. Salvo los tres temas del último álbum editado en 2017, “Momentum”, “Fifty What?” y “Liquit Paradise (The Epic)”, que tocaron casi al final, el resto eran todos temas clásicos que casi todo el mundo coreaba. La locura estalló con temazos como “Give Me Fire” e invitaron a cantar “Sick Boy” a Podri (Rat-Zinger), para que fuese calentando las cuerdas vocales.
Las paredes de la sala retumbaban con el eco del público cantando y haciendo pogos casi durante todo el concierto. Mucha locura con “Knife Edge”, “No Survivors”, “Self Destruct”… con un público de todas las edades; lo mismo veías un veinteañero con una cresta verde, que un cincuentón con una chupa con parches de grupos punkies actuales y alguno extinto. El vocalista Collin Abrahall descargó su repertorio como una ametralladora, sin apenas espacio entre canción y canción. Los mismos componentes desde hace tantos años, hacen sonar a GBH como una máquina acompasada y bien engrasada.Los acordes y punteos sencillos del guitarrista Jhon Blyth son compartidos con el bajista grandullón Ross Lomas… mientras Scott Preece suda la camiseta triturando sus palos contra los bombos y platillos.
Kafe Antzokia, BilbaoSe despidieron con el tema “Maniac”, dejándonos con las ganas de más, pero no es un adiós sino un hasta luego… pues pronto los volveremos a ver por tierras vascas.

Un breve descanso para ir al baño, tomar una caña o fumar un cigarro en la calle, mientras recogían los instrumentos… y sobre las 11 de la noche, Rat-Zinger nos presentan su último disco con el tema del mismo nombre “Santa Calavera”.
Podri, con su característica voz rasgada nos cantó “No Habrá Piedad”. Y así fue. No hubo piedad. La locomotora Rat-Zinger arrolló sin frenos al público…
Xabi “Bombardero” se dejó la vida aporreando las baquetas como si fuesen los latidos de cada canción. Este chaval, vive y siente la batería. Soltó todos sus kilotones en nuevos temazos como “Golpeando Al Hombre Muerto” o “Ya No Quedan Días De Gloria”.
A medio concierto, tras una pequeña parada los Rat-Zinger salieron a escena ataviados con sotanas, tocando “Amén”, él único tema más lento, para coger aire y enlazarlo con “Larga Vida Al Infierno”, de su anterior disco.
Hubo un momento en el que un espontaneo subió al escenario para tirarse sobre la gente, pero al caer, se separaron y el piñazo fue considerable. No pasó nada. Se levantó… y a seguir con más punk rock.
Rat-ZingerTambién hubo momentos en los que subieron gente del público a acompañar con el micro al guitarrista Javi “Puñales”, a lo que él accedía siempre gustosamente. Nos apuñaló con punzantes acordes y punteos en canciones como “Mi Navaja” y “Soy un Kalashnikov”. Nuestro particular Lemmy Kilmister vasco, “Calico Pink”, se desquitó machacando las 4 cuerdas con la versión “Tenéis Speed?”.
Su peculiar estilo tocando y sus patillas prusianas verdaderamente nos recordaban al ariete de Motörhead, pero la camiseta de lycra talla S, con el slogan “Rat-Zinger Sex” a la altura de la barriga… nos descolocó un poco.
Los 25 temas, con más hora y media que duró el repertorio, dieron para mucha euforia, mucho desfase, pogos y gente que coreaba cada una de las canciones. Aún así, lo estábamos pasando tan bien, que se nos hizo corto.
Terminaron con otra canción del nuevo disco, “Indestructibles”. Pero como el público pedía más… hubo alguna de regalo. El sensual “Calico” se despidió de nosotros, de espaldas, mostrándonos sus gayumbos con el logo del grupo y con su bajo en alto para que se vieran unos dibujos de lo que sugieren ser cuatro rayas de algún tipo de sustancia esnifable. Estos punkies están un poco locos.
Kafe Antzokia, Bilbao
(Texto y fotos de Koldo Izagirre Photography)

Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al principio ↑